¿Has tenido un accidente? Descubre qué ocurre en caso de siniestro total.


Si sufres un accidente con tu coche y queda siniestro total ¿sabes qué ocurre después? ¿Qué es lo que consideran las aseguradoras como “siniestro total”?  En este artículo aclaramos tus dudas y te damos soluciones.

¿Cuándo considera una aseguradora que el coche ha quedado siniestro total?

El concepto “siniestro total” puede hacer referencia a algo que queda completamente inservible, sin embargo, con el objetivo de establecer un criterio objetivo para aplicar este término a un vehículo que ha tenido un siniestro, las compañías han marcado lo siguiente: un automóvil es declarado siniestro total cuando el coste de la reparación tras el siniestro sobrepasa el propio valor del auto antes del siniestro.

También puede utilizarse este término al hablar de indemnizaciones, en los casos de automóviles robados que no han aparecido pasado un tiempo, o los que han sufrido un incendio que haya provocado daños irreparables.

¿Cuál es el valor de mi coche?

El valor asegurado no coincide necesariamente con el coste que tiene tu coche al adquirirlo en el mercado. Por eso, es aconsejable que revises tu contrato del seguro de autos para comprobar qué valor le aplica tu compañía al coche en caso de siniestro. Los diferentes términos que puedes encontrar son los siguientes:

– Valor de nuevo: Es el precio total del vehículo nuevo en el momento de la compra, cuando salió por primera vez del concesionario. En caso de que la aseguradora indemnice por valor de nuevo, abonará la indemnización por el coste total del coche nuevo, incluyendo los elementos de serie y aquellos opcionales que se hubieran incluido en la póliza.

– Valor de mercado: También conocido como valor de reposición, es el coste que tendría comprar el coche en el momento anterior al siniestro, es decir, con las mismas características y la misma antigüedad en años, incluyendo los accesorios que se hubieran incluido en la póliza.

– Valor venal: A diferencia del valor de mercado que tiene en cuenta el coste de comprar el coche antes del siniestro, el valor venal se refiere al precio que se obtendría por vender el coche en ese mismo momento. Las compañías de seguros suelen utilizar fuentes de información similares para consultar este precio, especialmente a través de las publicaciones de Ganvam y Eurotax, que tienen en cuenta marca, modelo, versión, acabado y sobre todo la fecha de primera matriculación.

– Valor venal mejorado: A partir del valor venal, muchas aseguradoras ofrecen un porcentaje de mejora a este importe, que variará según las condiciones del contrato y la antigüedad del vehículo, y que sirve para compensar la diferencia entre el valor venal y el valor de mercado.

– Valor de afección: Similar al caso anterior, es un porcentaje que se añade en algunos casos como parte de la indemnización, especialmente para compensar la pérdida del vehículo.

– Valor de restos: Este último es el precio que un comprador, generalmente un desguace o taller, pagaría por el vehículo siniestrado, es decir, sin reparar. Este importe suele restarse de la indemnización, ofreciendo al asegurado la opción de gestionar la venta de los restos a un tercero para que obtenga dicha cantidad.

¿Cómo se indemnizan los daños sufridos por el coche?

Ahora que conoces los diferentes términos, es el momento de revisar las condiciones de tu seguro de coche, ya que pueden existir muchas opciones de indemnización según las garantías que tengas contratadas. Pongamos un ejemplo:

Imagina que en 2008 compraste tu coche nuevo en un concesionario por un precio total de 25.000 euros y que años después es robado y aparece días más tarde con numerosos daños. Tras iniciar los trámites con la compañía y llevar el vehículo al taller, te informan que la reparación ha sido tasada por 6.000 euros, incluida mano de obra y piezas originales. ¿Qué sucede a continuación?

Lo primero que suele hacer el perito cuando estima que la reparación puede ser muy costosa, es revisar el valor venal del vehículo en las listas Ganvam o Eurotax. En este caso el valor venal es de 5.000 € dada la antigüedad del coche, por lo que al costar más la reparación que el precio de venta del vehículo, se declara siniestro total.

Si en tu póliza se indica que te indemnizan por el valor venal, que es lo más habitual, recibirás esos 5.000 €, pero si optaste por contratar una póliza con coberturas amplias y su propuesta es de valor venal mejorado en un 30%, la indemnización pasaría a 6.500 €. En este caso, al superar ese importe el coste de la reparación tienes la opción de seguir adelante con la misma.

Como ves, elegir una póliza que te ofrezca un poco más, puede ser la diferencia entre quedarte sin vehículo o poder repararlo. Lo importante es saber qué estás contratando y que tu seguro se adapte a las necesidades que te puedan surgir en el futuro.

BY PLUS ULTRA SEGUROS

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *